Octave Garnier


Octave Garnier, militante anarquista individualista francés, miembro fundador de la Banda de Bonnot.
Nace el 2 de diciembre de 1889 en Fontainebleau. Comienza a trabajar como carnicero y panadero a los 13 años. Muy pronto se rebela contra la injusticia social, comete hurtos que lo llevan algunos meses a prisión.
Tras salir de la cárcel, Garnier se interesa tanto por las uniones sindicales como por los políticos revolucionarios, desilusionado, pasa a frecuentar los centros anarquistas individualistas.
A consecuencia de dos encarcelamientos sucesivos (uno por asalto), Garnier huye a Bélgica en 1910 para evitar el servicio militar francés. Allí se encuentra con Marie Vuillemin. También aprende el arte del robo y la falsificación. En abril de 1911, Garnier y su compañera, Marie, alias La Belga, llegan a Francia. A finales de noviembre de 1911, en la sede del periódico l'Anarchie (dirigido y editado por Victor Serge), conoce a Jules Bonnot. Posteriormente la pareja se traslada a Romainville, para vivir con los futuros miembros de la banda: Raymond Callemin, Jean De Boe, Edouard Carouy, así como Victor Serge, entonces editor de l'Anarchie. En este grupo, la tendencia política de Garnier evoluciona rápidamente hacia el ilegalismo.
Después de una escisión ideológica en el seno de l'Anarchie, Garnier y Vuillemin se trasladan a París y comienza a trabajar como peón, participando en huelgas. Trabajando como ladrón para poder mantenerse, se sentía disgustado con su suerte y soñaba con el gran golpe. Es en este momento en que Garnier, en contacto con Callemin, empieza a planear las actividades de una banda anarquista, un grupo que en un principio sería conocido en la prensa como les bandits en auto, y posteriormente como "Banda de Bonnot.
Acompañado de Bonnot y de Callemin, roba un automóvil que utilizarán para atracar la Sociedad General (banco francés) el 21 de diciembre de 1911, donde un cajero resultó herido. El 27 de febrero de 1912, Garnier mata a un agente (que casualmente también se apellida Garnier) quien les intentaba interpelar por conducir peligrosamente; un mes más tarde, son dos empleados de banca.
Tras el arresto de René Soudy, posteriormente el de Edouard Carouy y Callemin, es el turno de Bonnot y Dubois, quienes, cercados por la policia, resistieron pero finalmente fueron abatidos.

Fotografía policial de Garnier que pasó tres años en la prisión a los 21 años.
El 14 de mayo de 1912 Garnier y René Valet fueron asesinados por las autoridades francesas cuando su escondite en Nogent-sur-Marne fue asaltado por la policia. Armados con siete Browning 9 mm semiautomáticas y dos Mausers de cañón largo, los dos fugitivos, quienes se habían atrincherado dentro de la casa alquilada, se enfrentaron a 50 detectives, 250 policias de París, Guardias Republicanos, y 400 Zuavos de Nogent. Como la situación se prolongó, Valet y Garnier quemaron 10.000 francos robados y consiguieron mantener el ejército fuera.
A medianoche, habiendo fracasado en la captura, las autoridades francesas lograron colocar kilo y medio de melanita en la casa. A consecuencia de la explosión, los habitantes de la vivienda quedaron inconscientes y Garnier fue ejecutado de un disparo en la sien derecha. Ambos hombres fueron enterrados en tumbas anónimas.

“Sé que habrá un fin en la lucha que se ha abierto entre el formidable arsenal a disposición de la sociedad y yo, sé que yo seré vencido, yo seré más débil, pero espero hacerles pagar caro su victoria.”
Octave Garnier Carta al prefecto de Policía (1912)

Una carta de Garnier

París, 19 de marzo de 1912. 4:25 de la tarde.

Monsieur Editor en Jefe,

Por favor escriba el siguiente:

Para los señores Gilbert, Guichard y Co.


Desde el momento en que intervino e hizo que la prensa de la atención en mí la gran alegría de todos los porteros y conserjes de la capital, que ha estado diciendo que mi captura es inminente, pero, créeme, todo este jaleo no ha impedido me puedan disfrutar de los placeres de la vida en paz.


Como ustedes mismos han admitido en varias ocasiones, no es a través de su inteligencia que se haya podido enteró, pero a través de un soplón que nos infiltrado. Usted puede estar seguro de que yo y mis amigos saben cómo darle la recompensa que se merece, al igual que tenemos a unas cuantas personas que estaban demasiado hablador.


Y su recompensa de 10.000 francos ofrecidos a mi compañero si ella me agotaron - ¡qué miseria para ustedes que puede ser tan generoso con los fondos públicos. Señores, se multiplica por diez y voy a entregarme atado de pies y manos, con armas y bagajes, a tu misericordia!


¿Voy a confesarte? Su incompetencia en la ocupación noble que hace ejercicio es tan evidente que hace unos días que quería mostrar en su oficina para darle alguna información adicional y corregir algunos errores, ya sean deliberadas o no.

Como: Os digo que Dieudonné es inocente del crimen que usted sabe muy bien que cometí. Y me niegan las acusaciones de Rodríguez: Yo soy el único culpable.

Sé que habrá un fin a esta lucha entre el arsenal formidable del Estado y de mí. Sé que voy a ser vencido, voy a ser el más débil, pero espero poder hacer pagar un alto precio por la victoria.
Mientras tanto, ha sido un placer conocerte,
Garnier

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada