Francisco Pi y Margall

Barcelona, ​​1824 - Madrid, 29 de noviembre de 1901

Político republicano.
Hijo de un obrero del textil, después de pasar por el seminario (1.831-37), estudió derecho y formó parte de la Sociedad Filomàtica (1841). Autor en 1842 de Cataluña , primer y único volumen de La España Pintoresca , se instaló en 1847 en Madrid.


Francisco Pi y Margall - © Fototeca.cat
A la muerte de Piferrer escribió parte del segundo volumen de Cataluña y el de Granada de los Recuerdos y Bellezas de España (1848-52). La inicial dedicación a los temas artísticos e históricos se cumplió con la publicación, en 1851, de la Historia de la Pintura y de Estudios sobre la Edad Media , obras polémicas y de crítica del cristianismo que fueron condenadas por el obispado y prohibidas por la censura. Su intervención destacada en la vida política comenzó en 1854 en el partido democrático. Durante la revolución de julio de ese año intentó ya dar al movimiento unos contenidos doctrinales y económicos (a través de la hoja El Eco de la Revolución ), y al mismo objetivo respondió la publicación poco después de La Reacción y la Revolución (1854). Influido fundamentalmente por Hegel, Rousseau y Proudhon-aunque su federalismo pactista fuera independiente de la influencia proudhoniana-, señaló la contradicción entre una ley del progreso, fatal y de acción continuada, y la actuación de la "reacción" (la tradición, la autoridad, la iglesia, la monarquía). En especial la monarquía, para mantenerse, debía aplastar la soberanía del individuo, sólo en la república federal, el "contrato libre" o el pacto permitía sustituir la autoridad como base de las relaciones sociales. Su programa reformista se concretaba a preconizar la reconstrucción administrativa de las regiones históricas como estados autónomos y el arrinconamiento de la iglesia y del ejército.Cofundador de La Razón (1856), redactor de La Discusión (1857-59) y, finalmente, director de la misma (1864), procuró desarrollar un reformismo económico, sólo enunciado en La Reacción y la Revolución. En especial, contra el individualismo liberal de Castelar, su ideario "socialista" defendió el intervencionismo estatal o de la colectividad en la vida económica sin negar pero la propiedad privada. Exiliado en París en 1866 a 68, profundizó el conocimiento de Proudhon-del que traduciría la mayor parte de las obras importantes a partir de 1868 - ya la vez que reafirmaba la anterior federalismo pactista rompió con los jefes derechistas del partido democrático. No volvió a España hasta febrero de 1869, cuando fue elegido diputado a cortes por Barcelona (lo sería ininterrumpidamente hasta el 1873), ya partir de 1870 su papel fue hegemónico en la dirección del Partido Republicano Democrático Federal . Preocupado sobre todo para impedir el retraimiento parlamentario y mantener dentro del partido su teoría del pacto, no pudo evitar, tras los fracasos electorales de los años 1871 y 1872, un constante y alternativo ataque de la derecha benevolente y la izquierda intransigente, sin alcanzar la formación de un centro mayoritario. Bajo la Primera República Española defendió una política de estricto cumplimiento de un programa legalista: elecciones a cortes constituyentes que debían aprobar rápidamente una constitución federal. Ministro de la gobernación (febrero-junio de 1873), su prestigio alcanzó el punto más alto en abril, cuando deshizo el intento de golpe de estado de los radicales, pero como jefe del poder ejecutivo (11 de junio - 18 de julio) no pudo evitar el estallido del cantonalismo , y al negarse a una represión apoyada en el ejército, su posición se convirtió en insostenible. Intentó posteriormente una reconstrucción de la alianza centro-(septiembre de 1873 y enero de 1874), pero el golpe de estado del general Pavía impide su realización. Restaurada la monarquía, publicó Las nacionalidades (1876), donde hizo un considerable esfuerzo para concretar sus teorías federales en el caso español y huyendo del idealismo de La Reacción y la Revolución utilizó una metodología empírica. Tras encabezar la reorganización del Partido Republicano Democrático Federal a partir de 1880, fue el autor del proyecto de constitución federal de 1883 y del programa del partido del 1894.Con los años, se agudizó su inflexibilidad doctrinal; fue una personalidad admirada por su honestidad y coherencia, pero no ejerció una directa influencia política. Alcanzó sin embargo un gran eco su campaña, desde El Nuevo Régimen (periódico que fundó en Madrid en 1890) y desde las cortes (donde volvió los años 1886, 1891 y 1893), a favor de la independencia de Cuba. La ruptura con Valentí Almirall en 1881 lo margina en parte del catalanismo, pero no dejó de ser su casi único defensor de Madrid estando. En 1901, poco antes de morir, presidió los Juegos Florales de Barcelona. Fue quizás el más importante ideólogo y defensor de la no realizada revolución democrática burguesa del s. XIX en España y su pensamiento fue a finales especialmente influyente en el catalanismo zurdo y en el anarquismo. Los principales escritos suyos de los últimos años fueron recopilados por Gabriel Alomar con el título deArtículos (1908) y por Rovira i Virgili con el de La Cuestión de Cataluña (1913). Por su parte, los anarquistas reivindicaron todo La Reacción y la Revolución . Otras obras importantes sus fueron La República de 1873ra (un mil ochocientas setenta y cuatro), justificativa de su actuación aquel año, Historia General de América (1878) y Las luchas de Nuestros días (1890).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada